Agua sobre hielo

Hace más de 10 años empecé con el trekking. Tenía tanta energía, que no era extraño que comenzara a correr en el sendero para llegar más rápido a destino. Ahora practico más lo que nos dijo un guía en el Mocho Choshuenco: “camina como viejo, para llegar como joven”. No tengo el ímpetu de cuando comencé, en el camino aprendí a ser más prudente, a disfrutar cada paso y a guardar mis fuerzas para cuando fuese necesario.

Al Juncal he ido cinco veces, y todas han sido diferentes. En esta última visita tuve la oportunidad de caminar sobre el hielo del Juncal y fue increíble.

Los glaciares envejecen, en cada visita se ven distintos. El agua fluye por su superficie, lo erosiona y transforma, no será el mismo la próxima vez que esté allí. Con el correr del tiempo, desaparecerá irremediablemente. Visitarlo es un deber para quienes vivimos en esta época, antes que esta postal, sea solo un recuerdo. La buena noticia es que aún estás a tiempo de conocerlo!

glaciar2-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *