Una colorida aventura a más de 5000 msnm

Cusco está lleno de atractivos turísticos, pero desde hace dos años un viaje a esta localidad, no estará completo sin visitar la montaña Winicunca, más conocida como la montaña de los siete colores o arco iris.

El camino no es fácil, se deben llegar sobre los 5000 msnm para poder apreciar esta nueva belleza de la naturaleza que ha sido desvelada por el cambio climático. Esto porque en los últimos 10 años la nieve que se presentaba en el lugar, simplemente ha desaparecido.

El viaje toma 2 horas, desde los 4200 metros, ahí se encuentra la portería en donde se deben pagar 10 soles por la entrada. En ese lugar se pueden arrendar bastones de trekking y utilizar los servicios higiénicos (no muy higiénicos)

27092017-_MG_5752

Existe la alternativa de hacer el ascenso en caballo por 60 soles, opción ideal para los adultos mayores y los turistas con mal estado físico.

27092017-_MG_5759

Para los valientes en cambio, el camino hacia la montaña de siete colores es un desafío digno de realizar. Supone mucha concentración, caminar lento y respirar profundamente. La ruta presenta un desnivel de 600 metros, que deben ser sorteados en menos de 2 horas 30 min, que es el tiempo que disponen los operadores turísticos para hacer la ruta de ascenso.

A medida que se avanza en el recorrido, es posible encontrar a los primeros ¨caídos¨. Son la presa perfecta para los arrieros que por 40, 30 o 20 soles, les ofrecen continuar el camino restante en caballo. No es extraño escuchar los susurros de los arrieros diciendo: ¨falta mucho, caballo disponible¨. Son estas palabras que dan más fuerza a los caminantes que siguen luchando por vencer el cansancio y la altura.

Las condiciones en la cordillera son cambiantes, sobre todo a esta altitud. Comienza a granizar y la cumbre se hace visible en el horizonte. Tan cerca, pero tan lejos a la vez. Los caballos solo pueden llegar hasta cierto punto cerca de la cumbre, desde ahí, todos deben caminar el último tramo. Los arrieros comienzan a cobrar, pero no son los precios pactados y se escuchan discusiones alrededor: ¨Acordamos 40, no 60¨, le decía una turista argentina a su portador. Al mismo tiempo un chico con sobrepeso bajaba de su caballo, mientras el arriero le decía: ¨son 150 soles, cargamos 200 kilos¨

El último tramo sobre los 5000 metros son los más difíciles, pero los más hermosos del recorrido. Poco a poco los cerros se llenan de color, parecen estar pintados. Lineas perfectas de diferentes colores adornan la silueta de la montaña. Las nubes como siempre, son la mejor compañía para el paisaje. Cientos de personas buscan el mejor ángulo para sus fotografías, el cansancio parece desaparecer a estas alturas.

El recorrido de regreso toma 1hora hasta la entrada del parque, y mientras caminas, solo piensas en que el esfuerzo realizado, valió completamente la pena.

27092017-_MG_5794

27092017-_MG_0185-Editar

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *