El mejor desierto florido de los últimos 25 años

Para realizar una buena aventura fotográfica en Chile, dejaré una recomendación: No viajes en fechas populares (al menos que sea a una festividad), no aproveches los fines de semanas largos para este fin, mucha gente lo hace y aparecerá en tus composiciones. Y por último, no esperes que los pronósticos de tiempo sean 100% favorables (al menos que sea un sistema frontal), muchas veces nuestra geografía nos sorprende con sus micro climas, y aunque los pronósticos digan que estará nublado, se puede despejar un poco y el sol se dejará ver para unas tomas increíbles.

Hace un tiempo aposté por viajar en temporada baja, en fechas extrañas, con condiciones meteorológicas cambiantes y confiando en la sorpresa, más que en la planificación estricta. No lo malentiendas, sé lo que voy a hacer en cada viaje, pero sé también que todo no depende de mis planes. De alguna u forma, siempre aparece algo nuevo que me deja satisfecho.

En este viaje no obtuve mi vía láctea. No pude ni intentarlo, porque salí con una batería que se descargó por las bajas temperaturas.  Pero el desierto florido, en el desierto más árido del mundo, simplemente encanta por lo que es: un milagro, un fenómeno único en donde millones de flores cubren un paisaje que la mayor parte del tiempo luce seco y sin muchos contrastes durante el resto de la temporada, incluso por largos años, cuando las lluvias no se presentan en esta región.

Mi foto especial de esta aventura, es con mi Dani y fue posible gracias a que el desierto florido presenta claros en algunas zonas, por lo que es posible acercarse para buscar una fotografía como esta. La cámara debe estar baja, para que se resalte el efecto de un campo lleno de flores, y así eliminar los vacíos que se pueden apreciar desde una altura mayor.

Dani y Cris-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *