Milagro del desierto

Camino a Vallenar, pude ver por primera vez el desierto florido. Durante todo el camino, el paisaje se presentó sin muchos contrastes, pero todo se transformó radicalmente cuando aparecieron los primeros campos de “pata de guanaco”. El paisaje de un momento a otro, se llenó de colores intensos. El cielo azul profundo, junto con el ese color fucsia de las flores, se transforman en un imán para cualquiera que quiera presenciar este mágico fenómeno en el desierto más árido del mundo. Es algo único, es el milagro del desierto!

desierto-1

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *