Cinco de la tarde

Son las cinco de la tarde y estamos en la playa del lago Grey, en Torres del Paine.

Corre mucho viento, el sol desaparece en el horizonte y comienza el espectáculo del atardecer: El macizo del Paine se enrojece y me saco los guantes para programar mi cámara. La bajo hasta el suelo, y la pongo justo sobre unas pequeñas rocas. El viento genera un oleaje que mueve el agua hasta donde estoy parado. Es un momento especial para hacer una larga exposición y suavizar ese intenso vaivén de las grises aguas del Grey. Estoy atento al movimiento del agua, una ráfaga puede mojar mi cámara y llevarse todo mi trabajo. Me cuesta hablar, tengo la cara anestesiada, el frío poco a poco me hace perder la sensibilidad. Expongo unos segundos, viene el agua directo a donde estoy. Una milésima antes, escucho la obturación y me agacho para levantar mi cámara evitando que se moje por completo. Reviso mi foto, me pongo los guantes otra vez y dejo escapar una congelada sonrisa.

Grey 2

 

Torres del Paine, Jueves 29 de junio 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *