Las Torres encendidas

stock-photo-102048607

En la región de Magallanes y la Antártica chilena, se encuentra la octava maravilla del mundo, que esconde un espectáculo que no te puedes perder.

Seguramente has escuchado de las Torres del Paine. Seguramente has visto fotos increíbles de ese lugar. Ahora bien, ¿cuantas veces has visto fotos del amanecer en las Torres?. Posiblemente muy pocas.

Hace 5 años tuve la oportunidad de realizar el circuito W por primera vez. En ese entonces hice el sendero hacia las Torres durante el día. Llegué como a las 11 de la mañana y el paisaje fue sobrecogedor, me enamoré de ese lugar. Sentí que mi experiencia era completa, estaba frente a las imponentes Torres y me sentí satisfecho. Esta sensación no duró mucho, porque escuché a un turista decir que ese espectáculo era poco comparado con el amanecer en ese lugar. Un espectáculo presenciado por algunos “locos” afortunados que madrugaban junto a sus sacos de dormir, y que además, eran acompañados por el buen tiempo atmosférico (bien es sabido lo caprichoso de este factor en Torres).

Durante 5 años esa idea rondó en mi cabeza, recordándome una y otra vez que mi experiencia no había sido completa y que el capítulo “aventura en Torres”, necesitaba de un final mejor.

Por esa razón viajé nuevamente a Torres del Paine, con el objetivo de intentar la locura que no fui capaz de realizar hace 5 años.

Cuando llegamos al parque, escuchamos sobre la historia de un turista alemán que había venido 5 veces a nuestro país para ver el espectáculo, sin haber tenido éxito nunca. Al oír esta historia, se acrecentaron las ansias y las aspiraciones de contar con ese factor tan especial que denominamos “suerte”.

Asumiendo  los riesgos, planificamos nuestro viaje para dormir en el campamento “Chileno” y probar suerte en la madrugada siguiente. Sabíamos que las probabilidades de tener éxito eran bajas, pero un cielo estrellado durante la noche, fue el mejor augurio de lo que se vendría unas horas más tarde.

Nos levantamos a las 3.30 am y dejamos nuestro campamento en el “Chileno” a las 4.00 am. Avanzamos hacia las bases de las Torres y las nubes hacían su aparición dejando caer algunas gotas. A veces parecía que se pondría a llover, otras que se despejaría. No teníamos certeza de nada, solo que debíamos llegar a las bases de las Torres antes de las 6.30 am.

Arribamos a las 5.40 am y el teatro recibía a una cincuentena de espectadores. Cada cual buscaba un espacio para esperar la función.

Poco a poco el sol comenzaba a salir, pero era cubierto por las nubes del horizonte y la luz no impactaba en las Torres. Parecía que tal como el turista alemán, no tendríamos el privilegio esa mañana.

Teníamos una sensación de angustia, todo hacia presumir que no habría espectáculo durante la jornada, que las condiciones meteorológicas empeorarían y que las Torres serian incluso cubiertas por las nubes, como tantas mañanas sucede.

En ese momento nuestros corazones albergaban las esperanzas de que el sol superara las barreras impuestas por las nubes y de que algún rayo hiciera irrupción sobre las tablas.

7:00 am y un haz de luz viaja directo hacia la Torre principal. Nos emocionamos, no lo podemos creer, la balanza se ha puesto a nuestro favor. Las Torres lucen “encendidas”,  el público está en silencio, observa, se deleita y lo que presenciamos nos quita el aliento.

La luz del amanecer comienza a bajar por los colosos que se alzan hacia el cielo, mientras que el haz de luz traspasa un cúmulo de niebla. Pareciera que el sol proyecta su luz en las Torres transformándolas en un telón de roca. La película queda grabada en nuestras mentes, un color rojizo anaranjado muestra a las Torres como había soñado durante 5 años. La función dura unos 15 min y nos conectamos con ese momento fugaz.

Luego de ello, las Torres vuelven a su tonalidad habitual, lucen grises nuevamente, pero las cosas han cambiado para nosotros. Ahora somos los “locos” con suerte, los privilegiados.

Uno de los secretos de la octava maravilla natural del mundo, y el final perfecto para el capítulo que comencé a escribir hace 5 años.

Por Cristian Urbina

Sábado 24 de enero de 2015

One comment on “Las Torres encendidas
  1. Macarena oyarce dice:

    Deseo de todo corazon, que te vaya super bien en todo, me alegro verte motivado y feliz por lo que has logrado, sigue haciendo lo que te gusta. Recuerda que hay veces que las nubes entorpecen ver claramente el camino, pero eso no significa que siempre sera asi, ya que cuando menos lo imaginas, aparecen esos rayos de luz que te permiten ver claramente el camino, y veras que los exitos pensados, cada vez estan mas cerca de concretarse. Mucho animo, energia y fuerza. Abrazos a la distancia. Macarena oyarce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *